Saturday, August 26, 2006

Chispa del pueblo venezolano

No puedo dejar para mañana escribir lo que oi hoy ,a una humilde señora ,de San Felix ,Estado Bolivar. Las nuevas Misiones del gobierno bolivariano:

La mision Luciernaga.........a falta de luz electrica

La misión Camello...............para que carguen agua

La Misión Zamuro...............a falta de servicio de Aseo Urbano

Asi piensa el pueblo sobre la Revolución Bolivariana, la gente se esta atreviendo a hablar.......

2 comments:

mariadnne said...

O sea la Revolución vale esto..tendremos que decirselo al señor Bolivariano entonces..



USOS Y ABUSOS DE LA PALABRA MIERDA:

Ubicación geográfica: ¡vete a la mierda!
valor dietético: ¡come mierda!
adjetivo calificativo: ¡eres una mierda!
egocentrismo: se cree la gran mierda
venganza: ¡hagámoslo mierda!
accidente: ¡se hizo mierda!
efecto visual: ¡no se ve ni mierda!
sentido del olfato: huele a mierda
metamorfosis: chocó y se hizo mierda
especulación: ¡que sera esa mierda!
superlativo: purísima mierda
insatisfacción sexual: esa tipa es una mierda
sorpresa: ¿que mierda es eso? ¡mierda!
egoísmo: no me regaló ni una mierdita
sentido del gusto: tiene gusto a mierda
ánimos: apúrate con esa mierda
despectivo: no se que se cree la mierda esa..

Su revolución vale menos que MIERDA

mariadnne said...

Ade..rie que la vida es corta para pensar en tantas pelotudeces de ese gobierno..lee y borra querida amiga ,espero ver una sonrisa dibujada en tu rostro cansado de tantas injusticias..

Va Manolo a una farmacia:

"Oiga, me puede vender un preservativo porque esta noche voy a cenar con la familia de la chica con la que salgo desde hace tres meses y después, a ver si cae".

Mientras el farmacéutico lo atiende, Manolo se queda pensando y dice:

"Bueno, mejor me pone dos porque esta chica tiene una hermana que no está nada mal e igual cae también".

El farmacéutico regresa por otro preservativo y Manolo dice:

"Bueno, mejor me va usted a dar tres porque la madre es una cachonda que pone los cuernos a su marido y ya metidos en harina..."

LLega la hora de la cena y aquí tenemos al Manolo comiendo sin quitarse la gabardina, con el cuello subido y la cabeza agachada. Al acabar, cuando han salido de la casa, va la chica y le dice:

"¡Manolo, no sabía que eras tan tímido!"

"Ni yo que tu padre era farmacéutico".