Monday, August 23, 2010



Este sábado fuimos a Cumaná a buscar mi Cuatro. Hacia varios dias le habia pedido el favor a Pedrito Velasco que me asesorara, el es musico y sabe de eso. Yo habia averiguado por internet y habia contactado al Luthier Rafael Arcia, entonces le di la dirección y el telefono a Pedro y el quedo encantado con los cuatros y me apartó uno, total, le envié el dinero y muy pronto mi Cuatro estaba en su casa a buen resguardo.


Aproveché para llevar mi guitarra de 52 años que se dio un golpe. Me gusto el señor, una persona muy amable con la experiencia de toda una vida haciendo instrumentos de cuerda y arreglandolos tambien.


Teniamos 13 años que no ibamos a Cumaná, la ciudad ha crecido, tiene mucho movimiento, ya no es aquella ciudad que visitabamos en las vacaciones, desayunabamos en el mercado, almorzabamos en cualquier tarantin por ahi y nos regresabamos . En una oportunidad salimos de Caracas con la idea de dar una vuelta por ahi cerca y terminamos durmiendo en El Cumanagoto, no teniamos ropa, fue una aventura completa, me acuerdo que llegamos tarde porque hasta nos bañamos en Playa Colorada.

Este viajecito fue ida por vuelta, salimos temprano, Pedrito nos estaba esperando en la entrada, de ahi fuimos donde el Sr Arcia a llevar la guitarra y de ahi a su casa a buscar el Cuatro, bueno, tocamos y cantamos un rato y nos fuimos al castillo o Fortaleza de San Antonio. El sol era terrible, esa foto la tomamos ahi.

Nos regresamos al medio dia y almorzamos en Playa Arapito, un sitio al lado de la carretera con una vista espectacular al mar.

Disfrutamos mucho el paseo, es grato encontrarse con personas amables y atentas despues de tantos años. Gracias Pedrito, estoy super contenta con mi Cumanero como lo bautozó Luis Martín.



.


Posted by Picasa

2 comments:

Yolanda Fernández said...

Adelita, gracias por la foto del Castillo. No sabes cómo recuerdo esos parajes de mi querida Cumaná. Allí estudié y me hice profesional.
Ay, Cumaná quien te viera
y por tus calles pasara...
Saludos, un gran abrazo.

Kim Basinguer said...

Ahora nos falta escucharte tocar ese cuatro...