Thursday, December 03, 2009


El 4 de diciembre cumplirá un lustro mi amada nieta Sofía, princesa de St George. Cuando yo cumplí los cinco años mi mamá me dijo "estas cumpliendo un lustro" eso me pareció tan bonito que jamás lo olvidé.
hace 5 años estaba en Londres acompañando a mi hija en esos últimos momentos de un embarazo bastante difícil psicológicamente, por lo menos para mi, porque habían dicho los médicos que la niña venia con altas posibilidades de síndrome de Down y por mucho que digamos eso no es fácil de aceptar y comprender. Ella habia tenido su primer hijo por cesarea tres años atras y esta vez se empeñó en la posibilidad de tener un parto normal.
Cuando llegué a Londres estaban viviendo en un apartamento pequeño de dos habitaciones en una zona muy agradable, con una vista a los jardines de unas casas por detrás y hacia el frente había un árbol enorme. Pasaron los días señalados y nada de parto y teníamos el problema que el día 3 de diciembre debíamos mudarnos a una casa. El dia viernes ya todo estaba recogido, los juguetes de Frederik, sus libros de cuentos, el teléfono desconectado, la nevera casi vacia etc y esa noche se presentaron las dilataciones, asi son las tentaciones de la vida. Mi hija se fue para el Hospital y yo me quedé con frederik que realmente no me conocía, yo apenas tenia algo mas de una semana en esa casa y el niño no hablaba español. Recuerdo tanto esa noche, no se que sentiría el niño al verse solo pero fue y se acostó en la cama de sus padres muy quieto y yo lo estuve acompañando un rato hasta que se durmió. Al día siguiente yo estaba en aquel apartamento pelado, absolutamente sin recursos, sin teléfono, sin comida, sin dinero, me dispuse a terminar de limpiar las paredes, algunos detalles en la cocina, lavé las sábanas que estaban en uso que eran del apartamento, terminé de limpiar la nevera y tratando de entretener al niño y entretenerme yo ,sin tener ninguna noticia de mi hija y su esposo. Como a la una de la tarde llegó Hein muy apurado, de parto todavía nada, terminamos de sacar las cosas del apartamento y nos fuimos en una camioneta grande que el había alquilado para la mudanza. pasamos por el supermercado y compramos algunas cosas para comer, algunos platos de plástico y cubiertos y nos fuimos a la nueva casa. Ahí me quedé con Frederik, ya estaba oscuro, eran mas o menos las 4 de la tarde, me dispuse a prepararle algo de comer a frederik, recuerdo tanto que cuando limpié la nevera en el apartamento había un resto de arroz tostado y había tenido toda la intención de botarlo pero pensé que mejor lo dejaba para hacer unas torticas de arroz, bueno, como me supo de rico ese poquito de arroz viejo y tostado con unos dedos de pescado que fue nuestro almuerzo ese dia.
La casa era una bella casa, grande y cómoda pero no había nada acomodado, la mitad de las cosas estaban todavía en el guardamuebles, habian unos colchones en el suelo, no habían ni ollas, ni sabanas, en fin, una casa de mudanza. En esas el niño entró en una crisis espantosa gritaba, lloraba me atacó con unos bastones de esquiar, se fue la luz en la mitad de la casa, la calefacción no estaba funcionando bien, el frío era espantoso, para completar el cuadro yo estaba con un hombro tieso y un lumbago esto ocasionado por el alto grado de estres y angustia por el embarazo tan lleno de preocupaciones. Como pude agarré a Frederik y lo metí a bañar, lo tranquilicé algo y despues se quedó dormido llorando desconsolado abrazado a mi en un colchón en el suelo, pero como siempre toda noche tiene su fin , como a la 1 de la madrugada llegó Hein y me dijo "nació una niña bella y sana" y yo terminé de pasar la noche mas feliz de mi vida abrazada a mi muchachito amado, con un muñeco de orangután enorme al otro lado, el frio terrible pero mi corazón ardiendo de dicha y dándole tantas ,pero tantas a gracias a Dios por el feliz desenlace de todo que hoy dia , a un lustro de esos momentos , no importa lo que pueda haber sucedido, no importa si puedo o no ver a los niños y mis hijos, nuevamente le doy gracias a Dios y con mucha nostalgia y tristeza pero feliz le doy gracias nuevamente por regalarme esa niña tan bella que si el lo permite y me da la vida la veré nuevamente algún día.
Feliz cumpleaños mi queridisima princesa, la de los ojos negritos en el centro, , puede ser que algun dia leas algo de esto, es posible, si no, bueno,debes sentir el enorme amor que te envió todos los días junto con miles de bendiciones y deseos por una vida siempre llena de mucho amor, salud y paz al lado de tus padres y tu bellisimo hermano Frederik.
Tu Oma- Adelita

3 comments:

Estrella said...

Querida Adela, me ha emocionado tu relato sobre el nacimiento de tu nieta. Debiste pasarlo muy mal pero lo importante es que todo salió bien. Tu princesita es una belleza y sólo deseo que pronto puedas cumplir tu sueño y estrechar entre tus brazos a tus nietos. Si ella no lee esta entrada, no pasa nada pues seguro que le llega cada día tu cariño y lo siente en su corazón.

Mi querida abuela materna falleció cuando yo iba a cumplir once años. Estabamos muy unidas y hoy a pesar de los años que han pasado, sigo sintiéndo su cariño en mi corazón. Desde donde ella esté sé que vela por mí y no hay día que no la recuerde.

Estoy un poco desconectada pero siempre te recuerdo con aprecio y cariño, un fuerte abrazo, Estrella.

periquita said...

Muy bello tu escrito, ojala se cumplan tus deseos.

Yolanda Fernández said...

Adelita, la historia del nacimiento de Sofia me enternecio. Londres es muy frio en estos tiempos, pero fue bueno que pudieras calentarte con el calor que produce el amor.
Te imagino abrazando a tu nieto en esa "casa de mudanza",sin nada organizado... solo con el amor de la buena noticia del nacimiento de Sofía sanita.
Un abrazo.