Tuesday, May 13, 2008

Venezuela, el país mas feliz del mundo...si, es posible pero...y nosotros los pobres habitantes de este Paraiso Revolucionario lo somos?
Aqui estamos sin agua, ya tenemos bastante tiempo que no llega regularmente el bendito líquido. Ya hoy nuestro tanque llegó al final, ya mañana no se puede prender el hidroneumático. Esta mañana salí temprano a caminar y pagar el telefono y todo estaba cerrado, me alegré pensé que era una protesta civica por el problema del agua, pero no, era por culpa de la Virgen de Fátima y la Virgen de Los Desamparados, esta última es la Patrona de este pobre pueblo, verdaderamente que el nombre de nuestra Patrona nos viene al pelo porque nadie se imagina el estado de desamparo en que vivimos por estos lados.
Eso si, somos muy felices, tenemos un gobernador poeta, un alcalde fanático de los gallos de pelea, el primero es marico de bola y el segundo parece que tiene varias docenas de hijos regados por ahi...ademas, pasando por encima de la negativa a la imposición de la reforma a la Constitución el Teniente Chavez nos nombró un Vicepresidente que aparentemente tambien se le mueve la canoa, pero eso si, gana millones de millones y es tambien Presidente de PDVSA, Ministro de Minas y ahora Vicepresidente de este pobre Estado, riquisimo en el subsuelo, riquisimo por su gente generosa y noble pero en el último estado de la ruina fisica.
Les confieso que estoy super deprimida, me siento triste y angustiada, quisiera poder volar, me parece injusto lo que sucede y mañana amaneceremos protestando frente a hidrocaribe a ver que respuesta le dan a semejante problema que estamos viviendo.
Mientras tanto el jabón quedó para ciertas partes y gracias a Dios tenemos la Piscinita de Circo que asi sea con agua llena de cloro, de algisida y super filtrada por lo menos nos da la satisfaccion de sentir lo que es el agua en el cuerpo.

7 comments:

Waiting for Godot said...

Siento mucho que estés tan triste, motivos sobran, lo siento mucho. Besos mil para ti.

Daniel said...

Hola Adelita, que triste lo que pasa en Venezuela, un país tan hermoso y tan rico, como es posible que los gobernantes sigan haciendo estas cosas? por que nunca piensan en la gente? Aquí en Argentina las cosas son parecidas, una pena.
Saludos, Daniel

periquita said...

Entiendo tu rabieta, ante un problema tal, el de nosotros (falta de gasolina y de gas) es una bagatela.
Pero opino que el problema mayor de este pais es la falta ¡de bolas! para terminar de una vez por todas con esta situacion de desamparo, de abuso, de carencia de lo mas necesario...¡muerto el perro se acaba la rabia!
Besos

Telefono Azul said...

Querida Adelita: Así está todo el país, cuando no es una cosa, es otra, democráticamente hay para todos.

Sin embargo, la oración de Alabanza a Dios es la más efectiva porque aleja la depresión y la tristeza y todos esos sentimientos que tenemos con mucha razón. Pero se rompe el encadenamiento con el dolor.

Te puedo decir que leyéndote, a mi me dan unos ataques incontenibles de risa, por la forma tan graciosa como describes todo.
Saludos y besos.

Yolanda Fernández said...

Adelita, un gran saludo.
Me parece perfecta la descripción que haces de nuestros gobernantes.

Anzoátegui tiene un chaparrón helado.

Benedetto said...

Adelita:


Quiero escribirte, quiero apoyarte; pero muchas palabras negativas me tientan a exteriorizarlas, y ese jamàs ese es mi estilo.

Aprieto los puños, con la misma impotencia que me acompaña en el dìa a dìa; al ver tanta desidia en cada paso que doy; y me solidarizo con tu protesta, y con tu indignaciòn.

Consuelo? Que tu espìritu "flote" por encima de estas realidades; que tu ànimo "mire una ventana superior", no-terrenal; en la que puedas sentir confortamiento:

Tienes todos los sentidos funcionando, salud, y un mar de gente que te ama.

Eso cubre lo anterior.




Un abrazo infinito!





Beny.

Susy said...

Adela,
hoy es la primera vez que te leo y me ha gustado mucho el tono en el que escribes y el aspecto de tu blog.
Yo viví en Venezuela por motivos laborales y, desde luego, jamás consideraría a sus ciudadanos como felices.
Con personas como tú, mucho mejor país.

Un saludo.